Cómo elegir los mejores colores para paredes

Problemas habituales que solventan los fontaneros en Madrid
27 abril, 2014
Tipos de bombillas LED
29 abril, 2014

Los colores influyen de manera decisiva en nuestras vidas. Es un hecho probado científicamente que las tonalidades cromáticas que nos rodean se reflejan en nuestras emociones. Incluso, hay una técnica muy empleada en la medicina alternativa, la cromoterapia, que tiene como objetivo restablecer el equilibrio físico y mental con la aplicación de luces indicadas para cada tipo de dolencia. Teniendo en cuenta estos factores, la elección de los colores para paredes más adecuados es una tarea sumamente importante.

Efectos de los principales colores para paredes

Para facilitarte la labor, a continuación vamos a explicarte los efectos que tienen los principales colores en nuestro organismo:

–          Verde: De inmediato, asociamos este color a la naturaleza y, por tanto, a la vida que florece. Posee un potente poder calmante, puesto que disminuye la ansiedad y propicia un sueño reparador, por lo que es recomendable su uso en dormitorios y espacios destinados a la relajación.

–          Rojo: Esta variedad cromática transmite fuerza y vitalidad. Genera pasión y energía, por lo que su aplicación en ambientes interiores debe realizarse con mesura. Aporta calidez a las estancias en las que predominan los tonos neutros.

–          Azul: La palabra que mejor define la sensación que provoca este color es serenidad. Ayuda a reducir la irritabilidad y a crear un entorno apacible, ideal para los lugares que pueden causar estrés (centros sanitarios, espacios educativos…) y para los dormitorios de los niños.

–          Amarillo: Está relacionado con la luz del sol, por lo que potencia la concentración, el entusiasmo y la actividad mental. Es capaz de levantar el ánimo de las personas que están decaídas. Si se utiliza este color para las paredes, es conveniente que no sea un tono demasiado brillante. Se aconseja su uso en los espacios en los que se desarrolla un trabajo intelectual.

–          Violeta: Este color tiene mucho que ver con la intuición de las personas. Según los principios de la cromoterapia, facilita la meditación y la relajación. Se asocia a la feminidad, por lo que es muy utilizado en las habitaciones de mujeres de todas las edades.

–          Naranja: La exposición a este color impulsa la creatividad y atenúa el cansancio. Es una tonalidad estimulante que aporta un toque alegre a las estancias en las que se encuentra. Es el color perfecto para los espacios en los que haya interacción social.

Elegir bien los colores para paredes es vital porque son las áreas de mayor tamaño que hay en un hogar y, por tanto, las que más color aglutinan. No obstante, también es importante combinar correctamente los colores en los muebles, los textiles y los objetos de decoración.

En este sentido, compensar el color que predomina en un espacio con otras partes o detalles protagonizados por su complementario permite que la estancia sea más armónica y no nos cause estrés.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies